Noticias

Published on febrero 9th, 2012 | by soygasolinero

1

Vigilados. Person of interest.

A menudo discuto con los compañeros el tema de las
cámaras de vigilancia que tenemos en las gasolineras y los mas detractores intentan demostrarme que son ilegales y el tema acaba siendo recurrente cada cierto tiempo y por ello voy a intentar poner un poco de luz.

Conviene decir que no existe normativa específica que regule esta cuestión, por lo que son los órganos jurisdiccionales (y especialmente el Tribunal Constitucional) los encargados de ponderar, en caso de conflicto, en qué circunstancias puede considerarse legítimo su uso y cuándo constituyen una vulneración de los derechos fundamentales del trabajador.
Con carácter general se admite la instalación de cámaras de vigilancia en el centro de trabajo pero siempre con la finalidad de controlar la actividad laboral de los trabajadores, o por exigencias de seguridad. No obstante, se ha negado la posibilidad de instalación de micrófonos, por considerarse la grabación de conversaciones más dañina para el derecho a la intimidad que las imágenes, pues permiten captar comentarios privados de los trabajadores que son por completos ajenos al interés empresarial.
La cuestión no está todavía resuelta. En lo que sí hay acuerdo es en que existen determinados lugares que están expresamente protegidos, por hallarse particularmente vinculados con la intimidad y dignidad de la persona, como pueden ser los aseos, vestuarios, comedores, salas de descanso.

Es el caso de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia Galicia (Sala de lo Social), de 20 de marzo de 2002, en la que se considera ilícita la grabación del vigilante de seguridad de un Museo en jornada nocturna, que desatiende su deber, manipula el ordenador, realiza prácticas onanistas, se acomoda en un sillón en actitud de somnolencia y no viste el uniforme oficial. Estos hechos quedan registrados por cámaras de vigilancia dentro de una estancia donde sólo existe material de oficina y se usa como sala de esparcimiento o descanso.

El trabajador alega que la causa del despido invocada por la empresa tiene origen en la captación y grabación de imágenes que no respetaron su dignidad, y que no obedecieron a razones de seguridad o a un mayor control de los objetos a proteger. La conducta del trabajador es constitutiva de infracción, porque existe un incumplimiento de los deberes propios de sus laborales de vigilancia, al hacer dejación de sus funciones durante el período de descanso o mientras manipula el ordenador, y ello pese a la especial atención que requiere la naturaleza de las funciones de vigilante.

La Sala estima que la sanción más adecuada al incumplimiento del actor no es el despido, como decidió la empresa, puesto que las imputaciones que se hacen al trabajador no representan un abandono o dejación total de sus funciones; el trabajador simplemente descansa, no duerme, y por tanto está en condiciones de percibir cualquier incidencia que se produzca en el servicio, y lo mismo cabe decir respecto al período en que permanece manipulando el ordenador.

El derecho a la intimidad en cuanto derivación de la dignidad de la persona que reconoce el art. 10 de la Constitución Española implica la existencia de un ámbito propio y reservado frente a la acción y el conocimiento de los demás, necesario, según las pautas de nuestra cultura, para mantener una calidad mínima de la vida humana. El derecho a la intimidad no es absoluto, como no lo es ninguno de los derechos fundamentales, pudiendo ceder ante intereses constitucionalmente relevantes, siempre que el recorte que aquél haya de experimentar se revele como necesario para lograr el fin legítimo previsto, proporcionado para alcanzarlo y, en todo caso, sea respetuoso con el contenido esencial del derecho.

Idoneidad, necesidad y proporcionalidad, son las tres cuestiones clave que tienen en cuenta los tribunales a la hora de valorar este tipo de acciones. Es decir, que la medida le permite verificar el objetivo que se propone, que no existe otra menos invasiva para lograr lo mismo, y que los beneficios que va a proporcionar son mayores que los perjuicios.

Segun la Agencia Española de Protección de Datos:

EL USO DE VIDEOCÁMARAS CON FINES DE CONTROL EMPRESARIAL

El artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores faculta al empresario para adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso. Entre estas medidas puede estar la captación y/o tratamiento de imágenes sin consentimiento.
No obstante tales prácticas se encuentran plenamente sometidos a la LOPD y la Instrucción 1/2006 y deben cumplir con requisitos específicos:

El tratamiento se limitará a las finalidades previstas por el Estatuto de los Trabajadores, y/o en todo caso a finalidades legítimas reconocidas por la normativa vigente, debiendo cumplir en este último caso adicionalmente las previsiones específicas que sean de aplicación.

Respetarán de modo riguroso el principio de proporcionalidad:

  • Se adoptará esta medida cuando no exista otra más idónea.
  • Las instalaciones, en caso de utilizarse, se limitarán a los usos estrictamente necesarios captando imágenes en los espacios indispensables para satisfacer las finalidades de control laboral.
  • No podrán utilizarse estos medios para fines distintos de los propios del control laboral salvo que se trate de fines legítimos y se adopten las medidas pertinentes para el cumplimiento de la normativa que les sea de aplicación.

Tendrán en cuenta los derechos específicos de los trabajadores respetando:

  • Los derechos a la intimidad y el derecho fundamental a la protección de datos en relación con espacios vetados a la utilización de este tipo de medios como vestuarios, baños, taquillas o zonas de descanso.

El derecho a la propia imagen de los trabajadores.

La vida privada en el entorno laboral no registrando en particular las conver-
saciones privadas.

Se garantizará el derecho a la información en la recogida de las imágenes:

  • Con información específica a la representación sindical.
  • Mediante el cartel anunciador y el impreso establecidos por la Instrucción 1/2006.
  • Mediante información personalizada.

Se procederá en su caso a la creación y/o inscripción del correspondiente fichero.

Se garantizará la cancelación de las imágenes en el plazo máximo de 30 días y únicamente podrán conservarse aquellas que registren una infracción o incumplimiento de los deberes laborales.

Se garantizarán los derechos de acceso y cancelación.

Se formalizarán en su caso contratos de acceso a los datos por cuenta de terceros.

Se adoptarán las correspondientes medidas de seguridad.

Ciertamente esta circunstancia, en la mayoría de los casos, no es aceptada de modo pacífico por los trabajadores y sus representantes con la alegación de que la grabación de imágenes en vídeo vulnera el derecho a la intimidad, calificado como fundamental en el artículo 19.1 de la Constitución Española, y que se reproduce en el artículo 20. 3 del Estatuto de los Trabajadores.
Como no podía ser de otro modo esta situación de controversia ha dado lugar a la intervención de los Tribunales Ordinarios de Justicia que a través de diversas Sentencias han ido configurando un cuerpo de doctrina.

Merece la pena destacar,  la sentencia del TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE NAVARRA según la cual no hay norma que prohíba la instalación de cualquier aparato que capte imágenes o sonido en el lugar donde se preste el trabajo, lo cual no significa que pueda admitirse cualquier sistema o ubicación para controlar a los trabajadores. Por otro lado se admite como medio de prueba para sancionar a los trabajadores la grabación audiovisual siempre que las cámaras estén emplazadas en lugares de trabajo y no en zonas privadas, no estando el empresario facultado para llevar acabo, so pretexto de las facultades de vigilancia y control que le confiere la ley, intromisiones ilegítimas en la intimidad de sus empleados en los centros de trabajo.

Fuentes :

Tags: , , , ,


About the Author

Trabajando desde hace 20 años como gasolinero en estaciones de servicio. Aqui comparto mi experiencia y conocimientos contigo, toda la información que considero útil y algún que otro recurso de mi propia cosecha.


One Response to Vigilados. Person of interest.

  1. Lola says:

    Hola! Han puesto en la gasolinera una cámara(aparte de las que ya hay) dodne nos ve,nos escucha y también nos puede hablar. Esto es legal? La a puesto el por su cuenta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑